Un efectivo tip de belleza es aplicar en nuestro rostro aceites vegetales; son nutritivos, hidratantes, reparadores y le dan a la piel un brillo juvenil. Pero si te da susto que tu piel se brote o se vea grasosa, te vamos a explicar cómo saber cuál es la mejor opción para tu piel.

Una cosa importante a tener en cuenta sobre los aceites es la comedogénia. Esta palabra puede ser desconocida, pero te va aclarar tus dudas. Que es comedogénia? Es el grado en el que un ingrediente puede obstruir los poros. Para que sea más claro: un ingrediente comedogénico te produce acné y espinillas, uno no comedogénico deja tus poros limpios y no produce exceso de grasa en tu piel ni produce acné.  

Aquí te contamos cuáles puedes usar en tu rostro y cuales no:

 

Aceites comedogénicos: aceites de linaza, oliva, germen de trigo, coco, almendras, sésamo (ajonjolí), de semilla de uva, aguacate.

 

Aceites no comedogénicos: aceites de argán, jojoba, rosa mosqueta.